10 consejos para que no piques cualquier cosa entre horas

10 consejos para que no piques cualquier cosa entre horas

Estos días pueden llegar a ser muy complicados a la hora de mantener nuestro peso. La tentación de abrir la nevera cada dos por tres, las horas muertas, o el posible estrés acumulado, pueden ser el detonante que termine desviándonos de nuestra dieta. Para que esto no se pase, es muy importante tener ciertas pautas que nos vayan a ayudar en caso de que perdamos el control entre horas. A veces, estamos tan acostumbradas a repetir un mismo patrón, que no nos vemos capaces de romper con ciertas costumbres. Con estos 10 consejos para que no piques cualquier cosa entre horas, queremos ayudarte a que te des cuenta de que tener el control de la dieta es mucho más fácil de lo que imaginabas. Comprueba por ti misma lo eficaz que resultará incorporar alguno de estos hábitos. ¡Escoge los que mejor se adapten a tus circunstancias!

1. Cumple las 5 comidas diarias

Es muy importante cumplir con el número de comidas recomendadas al día, para evitar llegar a los llamados picos de hambre que nos generan esa necesidad de llevarnos algo inmediato a la boca. Para ello hay que tener en cuenta que no nos podemos saltar ninguna comida, y todas ellas deben de realizarse a las mismas horas cada día, de esta manera nuestro cuerpo se acostumbrará a un horario y no habrá necesidad de picar algo más, pudiendo llegar a la siguiente comida sin problemas.

2. Divide el desayuno

A media mañana nos suele entrar un gusanillo que tenemos que contentar, da igual cómo de bien hayamos desayunado, si no le damos lo que quiere podemos tenerlo en nuestra cabeza durante toda la mañana sin poder concentrarnos en otra cosa. Para estos casos un buen truco puede ser dividir el desayuno. Empezar el día con un café y guardarse las tostadas para media mañana puede ser un gran acierto.

3. Bebe agua durante todo el día

Beber agua durante todo el día te proporcionará varios beneficios, entre ellos evitar la retención de líquidos por lo que si te sientes hinchada durante estos días este consejo te vendrá estupendamente. Pero además, beber agua durante todo el día nos ayudará a aportar sensación de saciedad. Muchas veces nuestro cuerpo confunde la sed con el hambre, sin embargo si ya le estás dando desde el principio el agua que necesita no habrá lugar a posibles confusiones.

4. Utiliza el sistema del plato completo

Las dos comidas principales: comida y cena deben tener la estructura del plato completo. Para ello debes conocer cómo se compone un plato completo:

La mitad del plato, el 50% estará compuesto de verduras, hortalizas y frutas, estas nos aportarán vitaminas, minerales y fibra.

Un cuarto del plato, el 25% estará ocupado por las proteínas, tanto de origen animal (carnes, pescado, huevos) como de origen vegetal (legumbres, tofu, seitán, tempeh).

Y el otro 25% restante lo reservamos para los carbohidratos: los nutrientes energéticos (arroz, pasta, pan…) Recuerda que será mucho mejor si estos son integrales.

Integrando el sistema de plato completo a tu dieta estás favoreciendo que tu cuerpo esté contento recibiendo todo aquello que necesita, por lo que más tarde no demandará un extra y las entre horas serán mucho más llevaderas.

5. Escoge una merienda adecuada

 Escoger una buena merienda no siempre es fácil. En el imaginario común solemos asociar las meriendas con la típica bollería industrial o con aquellos productos híper azucarados, por lo que salir de este imaginario no va a resultar del todo fácil, sobre todo si es a lo que tu cuerpo está más acostumbrado. Por ello biManán ofrece una alternativa a la típica merienda, sin dejar atrás el chocolate pero dándole completamente la vuelta a un producto hipercalórico. En nuestra gama beKOMPLETT puedes encontrar una gran variedad de barritas, barquillos y galletas cada cuál más apetecible, para que puedas merendar sin echar de menos el chocolate pero sabiendo que sigues teniendo el control completo de tu dieta. Dependiendo de lo que te apetezca en cada momento puedes optar por unas barritas más sabrosas, como por ejemplo nuestra barrita sabor Cheesecake Con Fresa, nuestra barrita Bombón Crujiente, o probar algo más sutil, pero igualmente delicioso como nuestro barquillo Chocolate Negro Praliné, o las Galletas Sabor Limón.

6. Marca un horario

Cuando elaboramos un horario de las comidas que realizamos, siempre nos solemos olvidar de las entre horas, como si estas no fuesen importantes, ¡y es exactamente todo lo contrario! Al no delimitar y no tener muy claro lo que vamos a comer entre horas, nos permitimos llevarnos a la boca cualquier cosa sin pensar más allá, porque como ya hemos elaborado un horario con nuestras comidas principales, nos hemos permitido relajarnos. Bien, pues no será así hasta que escojamos cuidadosamente qué snack o alimentos tendremos a mano para las entre horas, una vez nos hayamos marcado un horario especificando cada detalle de las 5 comidas diarias, es cuando podremos relajarnos, sabiendo que ahora sí tenemos el control total de nuestra dieta. Recuerda que en biManán te podemos ayudar a elaborar un horario semanal de comidas, llamando al teléfono gratuito de atención al cliente te podemos asesorar para satisfacer tus necesidades.

7. Compra estratégicamente

La compra es el primer eslabón de la cadena, escoger bien el momento para hacer la compra nos permitirá que más tarde podamos controlar mejor nuestra dieta. Varios estudios afirman que hacer la compra con hambre equivale a llenar nuestra cesta con más productos altos en calorías. Y si nuestra despensa no nos va a ayudar, ¿quién lo hará? Por ello, es aconsejable hacer la compra después de comer o en un momento en que sepamos seguro que nuestras decisiones las tomará la cabeza y no el estómago.

8. Añade diversión a tus días

Si a todo lo anterior le sumas ocupar tu tiempo en actividades entretenidas, acabarás definitivamente con la gula. Muchas veces el aburrimiento desencadena ansiedad por comer, y puede causar grandes estragos en la dieta, pero si aprovechas tu tiempo libre para hacer aquello que más te gusta, es imposible que tu dieta se desvíe, encontrar el entretenimiento y la diversión es un gran aliado para nuestra dieta y nuestro buen humor.

9. Prepárate para comer

Es muy aconsejable que antes de comer te tomes un tiempo para respirar profundamente y calmar las tensiones o la posible ansiedad. Comer relajado hará que tu cuerpo entienda que ingerir los alimentos no es una cuestión de ansia o gula, sino una cuestión de salud,. Los especialistas recomiendan incluso tomar una infusión relajante minutos antes de comer, como por ejemplo la tila.

10. Mastica mil veces

La importancia de masticar entre 30 y 50 veces se ha demostrado que aporta beneficios a la hora de hacer la digestión y llegar con menos hambre a la siguiente comida. Puede parecer algo pesado si no tenemos práctica, pero si cultivas esta costumbre, descubrirás que sin duda vale la pena.

Recuerda que todo cambio empieza con pequeños pasos, integrando alguno de estos consejos ya estás más cerca de conseguir tus resultados. Si quieres obtener más información de cómo nuestra gama beKOMPLETT te puede ayudar a tener el control de tu dieta, haz click aquí y, ¡cuídate con biManán!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POST