adelgazar en tres días, biManán Detox-Ultra, excesos, hinchada, me siento hinchada

¿Hinchada tras los excesos de la Navidad?

Estar hinchada en estas fechas es inevitable. Entre una cosa y otra llevamos más de un mes de excesos y cambio de rutinas: comer mucho (¡y todo bueno!) y beber casi más que comer.

Enumeremos:

Empezamos antes del puente de la Constitución con las cenas con las amigas. Las amigas del colegio, las del instituto, las de la carrera, esa amiga de Erasmus que ha venido a verte para el puente o casi peor, la que has ido tú a visitar. Como sois precavidas quedáis siempre antes de todo el lío de Navidad, que luego no hay manera de quedar entre compromisos propios, de los hijos, de la familia. Y como es para fiestas, cambiáis la comida por una cenita y salir de copas, que total, os merecéis unos bailes y unas risas. Primeros desfases.

Después del puente ya entramos en barrena y no hay fin de semana que no haya una cena de empresa, del gimnasio, del colegio de los niños. Por no decir que se repiten cenas de compañeros de colegio, instituto, carrera y se añaden cenas de gimnasio, club de paddle, club de lectura, grupo excursionista.

Y ya. Llega Navidad. Ahí empiezan los compromisos familiares.

24 de diciembre cena en casa. 25 de diciembre en casa de la familia política. Y son comidas con todos los platos, claro. Buenos entrantes, primeros y segundos platos abundantes y trabajados y postres. Al final, con los entrantes tenemos suficiente, pero ¡está todo tan rico! Pues venga. A comer.

Y por mucho que quieras no puedes comer poco. Está todo ahí, mirándote.

Parece que vas a tener un poco de tranquilidad hasta nochevieja pero es sólo un espejismo. Siempre cae alguna cena con la excusa de comer restos, o de hacer un cine con amigos. Y por algún extraño motivo NADA es ligero.

Y ya. Nochevieja y su menú de 8 platos, sus uvas, sus turrones y sus polvorones. ¡Y el día 1 comida con la familia, que no nos libramos! Otra vez entrantes, primer plato, segundo plato, postre, cava y un largo etc.

Porque las bebidas merecen un capítulo especial, claro: aperitivo, vino blanco, vino tinto, cava, licores o gintonics.

¿Hemos dicho que ya? ¡No!

Queda la comida de Reyes y su roscón o chocolate con churros con tooodos los sobrinos y sobrinas revoloteando con sus regalos y paquetes.

Nuestro cuerpo no puede más. Nos lo hemos pasado bien y hemos comido lo que hemos querido, pero una se nota hinchada y un poco intoxicada. Hígado, intestinos y riñones pueden necesitar un apoyo para asimilar y filtrar debidamente los nutrientes.

Por eso hemos desarrollado biManán DETOX ULTRA, un polvo soluble con extractos concentrados de abedul, té de java y saúco.

Ingredientes con interesantes efectos:

  • Abedul, (cuyas hojas son) una excelente ayuda al promover los procesos de detoxificación del organismo y colaborar en las funciones hepáticas, intestinales y renales.
  • Té de Java, del que se emplean las hojas, que facilita la pérdida de peso junto con otras medidas dietéticas.
  • Saúco, (cuyas vistosas flores) ayuda a adelgazar y a mantener el peso en forma.

Pero la base de biManán Detox-Ultra es Cacti-Nea TM, un polvo patentado de  higo chumbo obtenido por un exclusivo proceso de producción lo que le otorga una excepcional riqueza en pigmentos derivados de la betalaína (indicaxantina y betanina).

¿Te animas a ayudar a tu organismo a deshacerse de lo que no necesita? Prueba con biManán Detox-Ultra.  ¡Aprovecha el poder de las plantas! Tu cuerpo lo merece, y lo sabes.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POST