¿Cómo empezar a hacer ejercicio y no abandonar en el intento?

¡Ahora es el momento! No podemos dejar que pase otro mes más pegadas al sofá. Si tú también guardas el recuerdo de aquella vez que decidiste empezar una rutina de ejercicios pero todo se torció en el último momento, has de saber que con unas buenas pautas esto no te volverá a suceder. Hacer ejercicio aunque no lo creas es adictivo. ¡Y puede enganchar hasta al más sedentario! Pero para que esto se produzca, hemos de introducir el ejercicio a su debida manera, de una forma amistosa y agradable, para que nuestro cerebro pueda poner en la balanza mayor parte positiva que negativa. Cambiando la percepción del ejercicio físico conseguiremos grandes resultados en nuestro cuerpo. Recuerda que encontrar la motivación no es más que moverse. ¡Vamos a ver cómo empezar a hacer ejercicio y no abandonar en el intento de una vez por todas!

Elige tu deporte

Evidentemente todo empieza por elegir bien aquel deporte que vamos a practicar durante los próximos días. El único requisito que necesitamos, además de que sea un deporte que encaje con nuestras habilidades o circunstancias, es que nos guste. Como no siempre es fácil encontrar nuestro deporte ideal, ¡en biManán os hemos dejado un test para averiguarlo! Haz click aquí para descubrir qué deporte practicar según tu personalidad. Una vez hayamos escogido un deporte que encaje con nuestras necesidades y personalidad, será mucho más fácil que nos apetezca hacerlo, fomentando de esta manera las ganas de practicar el ejercicio físico.

Fija una meta distinta cada día

Fijarse un objetivo a largo plazo está muy bien para tenerlo presente en su conjunto, pero lo que de verdad nos hará llegar a él son las pequeñas metas u objetivos que nos iremos marcando día tras día. Tener un único y gran objetivo puede hacer que terminemos tirando la toalla si al poco tiempo no nos encontramos cerca de él, por eso una de las mejores tácticas para no abandonar nuestra rutina de ejercicios es pactarse metas cada día sin la pretensión de llegar a ningún punto en concreto o la de abarcar un gran resultado. Simplemente apostando por llegar un poquito más lejos cada día, ir subiendo la intensidad, o aguantar un poco más hasta el final, son pequeños objetivos que fácilmente y con práctica podremos conseguir de manera satisfactoria.

Si te preguntas cómo empezar a hacer ejercicio y no abandonar en el intento, son estos pequeños logros son los que nos empujarán a seguir adelante, acercándonos cada vez más a nuestro gran objetivo sin que esto suponga una presión.

¡Ve progresivamente y haz que tu motivación vaya en aumento!

Pon el foco en lo agradable

Hacer ejercicio no es como recibir un masaje, sin embargo ambas cosas tienen su punto agradable, la clave está en fijarse en ellas: notar como nuestro cuerpo se oxigena, percibir el aire fresco en nuestra cara, notar la gustosa sensación de estirar ciertos músculos…  Todo esto ayudará a que percibamos el ejercicio como algo placentero y no como algo sencillamente doloroso y que nos cuesta hacer. Cambiar la percepción en este momento es fundamental para no terminar tirando la toalla, y para además generar las ganas de volver a practicar esa rutina de ejercicios.

Combina dieta y ejercicio

Uno de los pilares esenciales a la hora de mantener la motivación y conseguir grandes resultados es la dieta. Acompañar una rutina de ejercicios con una alimentación adecuada que nos proporcione la base fundamental para conseguir nuestro objetivo, será determinante. En biManán contamos con un plan pensado específicamente para complementar el ejercicio físico. El plan b FIT de 5 días de duración consiste en combinar platos de una dieta mediterránea con productos biManán beFIT, altos en proteína. Este plan está elaborado por nuestros expertos nutricionistas y está pensado para tonificar la masa muscular. En total se llegan a consumir más de 80 gr. de proteína al día, la cantidad necesaria para favorecer la formación y el mantenimiento de la masa muscular. Cuando la alimentación acompaña perfectamente al ejercicio físico, los resultados se notan mucho más rápido y son mucho más sólidos.

Lleva un control de tus progresos

Uno de los trucos que más engancha y más nos puede motivar a seguir adelante es ir registrando cada uno de los logros que vayamos ganando. A veces no nos damos cuenta de lo capaces que somos hasta que echamos la vista atrás y vemos claramente como hemos ido logrando cada objetivo que nos proponíamos. Revisar semanalmente toda nuestra actividad y darnos cuenta de cómo vamos progresando, hará que queramos llegar hasta nuestro objetivo final. Dos maneras sencillas y eficaces de almacenar toda esta información y además acceder a ella de manera visual, son las aplicaciones móviles como samsung health, google fit, LG health… o los smartwatch, relojes inteligentes que monitorizan tu actividad diaria y van almacenando las estadísticas. ¡No olvides todos tus esfuerzos y recurre a ellos cuando no te sientas capaz!

Empieza hoy mismo decidiendo qué deporte quieres practicar, e integra estas sencillas pautas para saber cómo empezar a hacer ejercicio y no abandonar en el intento. La suma de pequeños esfuerzos, conforman grandes resultados.

 

¿Empezamos ahora?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POST