Hábitos nocturnos que nos hacen engordar

Tanto si estás en medio de una dieta como si estás pensando en empezar una, debes saber que no todo gira en torno a la alimentación. El estilo de vida que llevemos puede interferir directamente en nuestros resultados. Por eso vamos a hablar de ciertos hábitos nocturnos que nos hacen engordar sin darnos cuenta, y que con poco que empecemos a prestarles atención irán desapareciendo. Recuerda, que un buen resultado no es más que el cúmulo de unos buenos hábitos. Desde biManán queremos mostrarte la manera de cambiar todas aquellas costumbres o prácticas que hemos ido incorporando a lo largo de los años y que a día de hoy nos obstaculizan de manera inconsciente, impidiéndonos llegar a conseguir el resultado deseado.

Aligera tu cena

Un error de lo más común es elaborar cenas copiosas pensando que así nos estamos alimentando mejor. La cena ha de ser siempre la comida más ligera del día, esto se debe a que nuestro metabolismo se va haciendo cada vez menos activo a medida que avanza el día, por lo que consumir alimentos pesados y de forma abundante a última hora, ralentizará la digestión y no tendremos tiempo suficiente para poder quemar todas las calorías, y por tanto terminarán acumulándose en forma de grasa. Además cenar mucho guarda una relación directa con el sueño, pudiendo perjudicar su calidad y desencadenando otros problemas para el metabolismo. Cenar ligero es la clave para que nuestro cuerpo pueda procesar a última hora del día las calorías que recibe.

NO cenar NO es la solución

Al contrario de lo que puede parecer, no cenar desencadena muchos más problemas que si elaboramos una cena sencilla y ligera que apenas contenga calorías, ya que si no lo hacemos nuestro cuerpo entrará en modo alerta, por tanto nuestro metabolismo quemará menos calorías y a la mañana siguiente nos encontramos con mucha más hambre. Una manera fácil y sencilla de cenar bien es hacerlo con batidos sustitutivos de comidas, en nuestra gama beSLIM puedes encontrar batidos de diferentes sabores, además de barritas, natillas y cremas. ¡Seguro que hay un producto para ti en nuestra gama beSLIM que te salva más de una noche!

Cenar y dormir no van de la mano

Este hábito que tenemos de cenar y seguidamente irnos a la cama ha de cambiar cuanto antes. Al igual que hemos visto que cenar es imprescindible y debe ser una cena ligera, deberíamos tener en cuenta también que se ha de cenar una hora y media o dos horas antes de meterse en la cama, de lo contrario nuestro cuerpo no llegará a hacer bien la digestión, y toda la energía que no pueda digerir se convertirá en grasa. Este es el error más común y que más nos obstaculiza a la hora de ver resultados.

Llénate al 80%

Nuestro cuerpo tarda alrededor de 20 minutos en reconocer y procesar los alimentos, es por ello que si no le damos un espacio de tiempo para que esto se produzca, sentiremos que todavía tenemos más hambre y comeremos más cantidad de la que necesitamos. Por ello es aconsejable que no nos llenemos al 100% y esperemos para saber si todavía tenemos hambre o ya hemos terminado.

Cuidado con picar después de cenar

Si tenemos por costumbre picar después de cenar, hemos de encontrar la manera de dejar de hacerlo, porque son estas calorías de más las que se acabarán acumulando en nuestro cuerpo. Si cenamos muy pronto y al cabo de unas horas tenemos hambre, podemos darle a nuestro cuerpo algún alimento que sea bajo en kcal. y que sepamos que va a poder procesar antes de irnos a dormir. Un yogur desnatado o una barrita beKOMPLETT por ejemplo, pueden ir estupendamente para acallar el hambre antes de meternos en la cama.

Si bebes, que sea agua

Durante las comidas, pero sobre todo durante la cena hay que beber agua, y no la podemos reemplazar por otras bebidas azucaradas que solamente nos aportan calorías innecesarias, y que además no vamos a poder quemar, por lo que terminarán acumulandose en el cuerpo.

Compensa tu día, muévete

No todos los días son iguales, si sientes que un día has estado más parada, no has llegado a cumplir tu reto de pasos al día, o simplemente notas que has consumido más kcal. de las que deberías, es bueno que al llegar la noche hagas un poco de ejercicio físico, aunque sean 10 minutos. Puedes hacer entrenamientos de HIT, aunque si esto va a provocar un desajuste en tus horas de sueño entonces te recomendamos que hagas ejercicio de bajo impacto: salir a caminar, subir y bajar escaleras, un poco de yoga…

Hagas lo que hagas muévete, porque puede que llegues a quemar hasta 300 kcal. de más.

Vigila tus 8 horas de sueño

Existe una relación directa entre dormir poco y aumentar de peso, no descansar las horas recomendadas trae como consecuencia una falta de energía, por lo que al día siguiente nuestro cuerpo se encontrará fatigado, no realizará tanta actividad física, y por tanto quemará menos calorías y ralentizará nuestro metabolismo. Una de las recomendaciones que más nos puede ayudar a conseguir un sueño profundo y reparador es dejar el móvil dos horas antes de irse a dormir. Muchos estudios apuntan a que el vamping, nombre que recibe el fenómeno de usar las nuevas tecnologías antes de irse a dormir, es uno de los mayores causantes en la reducción de horas de sueño y puede contribuir a la ganancia peso.

Todos estos hábitos nocturnos que nos hacen engordar se pueden ir modificando hasta el punto de cambiarlos por unos buenos hábitos que nos hagan estar cada día un poco más cerca de nuestros objetivos.

¿Ya sabes qué vas a cenar hoy?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POST