ENVÍO GRATUITO PARA PEDIDOS A PARTIR DE 50€
ATENCIÓN AL CLIENTE +900 922 334

Mindfulness también para tu estómago

Sí, como lo lees. El mindfulness no es solo cosa de la mente si no también del estómago. Es ser consciente de todo lo que hacemos desde que elegimos qué comeremos hasta que hacemos la digestión. Y para qué, te preguntarás. Pues todo son beneficios para nuestro bienestar físico y mental. Porque comer con conciencia te ayudará a desconectar, relajar tu cuerpo, sentirte menos hinchada y combatir la ansiedad. Que nada de esto te suene raro: cerebro y sistema digestivo siempre están conectados.

Y, ¿cómo hacer que todo esto pase en nuestro cuerpo? Atenta a los siguientes consejos.

Olvídate del “comer cualquier cosa”

Rompe con la idea de que comer es algo rutinario y aburrido. Simplemente disfrútalo. Organiza un menú semanal, elige alimentos que no solo te ayuden a sentirte bien si no que realmente te gusten, métete en la cocina, saca a relucir tus dotes de chef y, por último, saborea cada bocado. ¿Entre semana no tienes tiempo? Aprovecha el fin de semana para poner en práctica técnicas como el batchcooking, para preparar tus comidas de la semana en unas horas, y regálale a tu cuerpo la alimentación que se merece.

Todo empieza con una silla

Nada de comer de pie o andando por la calle. El mundo no se va a parar porque quieras disfrutar de tu comida durante unos minutos. Haz que toda tu atención recaiga en el plato que tienes delante y disfruta de todo su sabor. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Comer con el “modo avión” activado

Aléjate del móvil, del ordenador y de la pantalla. Desconecta de todo lo que pasa a tu alrededor (incluso del telediario). Solo así relajarás tu hipotálamo y generarás la serotonina suficiente para sentirte más feliz y relajada

Unas respiraciones a modo de entrantes

Todos tus menús deberían empezar con tres respiraciones profundas para llevarte al presente y disfrutar del aquí y ahora. Ya sabes, inhalar y exhalar para dejar atrás tensiones y preocupaciones.

Pausa entre bocado y bocado

Parece una tontería, pero no lo es: dejar los cubiertos entre mordisco y mordisco evitará que tu sistema digestivo trabaje con prisas y permitirá que tu cerebro y estómago hablen entre ellos para que ambos sepan cuando estás saciada de verdad.

En pocas palabras, el mindfulness para tu estómago es disfrutar de la comida con todos los sentidos y dejar que tu cuerpo se encargue del resto. 

 

Sigue atenta a nuestro blog y redes para más consejos sobre alimentación.

Pago seguro Visa / Mastercard