Cuando el estrés y los kilos de más van de la mano

¿Cómo mantener la línea en los momentos difíciles, cuando asumes nuevas responsabilidades o tienes un horario cargado? Soluciones para luchar contra los kilos de más provocados por el estrés.

 

El estrés y las calorías: ¿Qué relación tienen?

Un estrés diario aumenta el cortisol, una hormona que se libera como respuesta al estrés y provoca un aumento del apetito.

La comida es el des-estresante por excelencia: el más accesible, el más eficaz y el que da el mayor placer.

Resultado: comemos más y de forma desordenada, por lo general los alimentos dulces los cuales dan como resultado un aumento de la secreción de insulina. Sin embargo, la combinación de cortisol y la insulina promueve la retención de agua y el almacenamiento de grasa: nuestro cuerpo entra en modo de «reserva».

 

Cómo reconocer los kilos de estrés?

Los kilos de estrés afectan más a las mujeres, especialmente con edades comprendidas entre 30 y 55 años. Su lugar favorito: la cintura y a las caderas.

Aparte del peso, el estrés también puede generar problemas para dormir, problemas de espalda, estreñimiento, calambres,…. En resumen, no estamos en forma!

 

Como hacer la paz con los kilos provocados por el stress?

  • Relájate: sumérgete en la bañera, escucha música a todo volumen, llama a un buen amig@…
  • Permítete al menos una siesta el fin de semana.
  • Muévete un poco más, lo ideal sería ¾ de hora 3 veces por semana
  • Aumenta el consumo de verdura (2 veces / semana) y proteínas (pescado, pollo, huevos, jamón sin grasa)
  • Reduce el consumo de azúcar

 



Un comentario en “Cuando el estrés y los kilos de más van de la mano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POST