10 trucos para dormir bien

Dormir, pero sobre todo, dormir bien es muy importante para la salud. Una buena calidad de sueño hará que nuestro metabolismo funcione correctamente. Por eso es muy importante adquirir unos buenos hábitos de higiene del sueño. Lo primero que debemos cuidar es el espacio donde dormimos, la habitación ha de estar siempre limpia, es aconsejable mantener un ambiente que favorezca y ayude a mantener el sueño. Con una temperatura adecuada, evitando ruidos y usando colores relajantes, además de una cama confortable. También es de gran ayuda establecer un horario de sueño regular, acostándose y levantándose siempre a la misma hora. Y, en el caso de no conseguir conciliar el sueño en unos 15 minutos se recomienda salir de la cama, relajarse en otro lugar y volver a la cama cuando aparezca el sueño. Los expertos afirman que una persona adulta debe dormir entre 7 y 8 horas, pero esto no siempre es fácil de cumplir, ya que nuestro sueño se puede ver afectado por varias circunstancias que se hayan dado durante el día. Todas ellas pueden ir corrigiéndose, pero para ello necesitamos conocer estos 10 trucos para dormir bien, ¿preparada para conseguir un sueño reparador?

1. Último café a las 15:00

El café, el té, el alcohol, o el tabaco, son sustancias excitantes que si son consumidas especialmente durante la tarde o al final del día, pueden interferir en la calidad de nuestro sueño. Por ello se recomienda que no consumamos estas sustancias a partir de las 15:00 de la tarde.

2. Realiza ejercicio físico

La gente que ha tenido problemas de sueño, sabe lo valioso que es el ejercicio para combatir estos problemas. Cansar el cuerpo es una de las vías más directas para tener un sueño reparador, ya que tu cuerpo necesita restaurar toda la energía que ha usado durante el ejercicio. Para algunas personas hacer ejercicio es sinónimo de despertar y activar el organismo, si eres de ellas deberás evitar hacer deporte al final del día.

3. Nada de pantallas

 Una o dos horas antes de dormir se recomienda evitar la exposición a la luz brillante, según los expertos puede provocar un retraso a la hora de iniciar el sueño y una peor calidad. El reflejo de la luz que emite la pantalla del móvil sobre nuestro globo ocular, inhibe la producción de una hormona encargada de regular el sueño. Para poder dejar el móvil a un lado horas antes de conciliar el sueño, podemos usar una herramienta que existe en los dispositivos móviles y actúa limitando las horas de uso de ciertas aplicaciones, de este modo cuando uses la cantidad de tiempo que te hayas marcado, dicha aplicación se bloqueará, y no te quedará otra que usar tu tiempo en algo menos perjudicial para tu sueño.

 4. Infusión biManán

 Tomar una infusión por la noche nos puede ayudar conciliar el sueño, el calor va muy bien para relajar nuestro organismo, y nos ayuda a entrar fácilmente en contacto con el sueño. Nuestra infusión Acción de Noche contiene Sen, que ayuda a las funciones intestinales de depuración, y por tanto nos aporta una ayuda extra mientras dormimos contribuyendo a la función normal del tracto intestinal.

5. Cena ligero

Los expertos en el sueño, han indicado en varias ocasiones que hay que tomar una cena ligera y esperar una o dos horas para acostarse. Irse a la cama con sensación de hinchazón o, por el contrario con sensación de hambre puede estorbar nuestro sueño de manera significativa. Si pasadas las dos horas después de haber cenado ligero se tiene sensación de hambre, podemos recurrir a tomar una infusión biManán.

6. No realizar tareas que impliquen actividad mental

No es el momento de trabajar, sino de descansar, por lo tanto no será bueno que nos vayamos a dormir con la sensación de haber hecho trabajar a nuestra mente. Para ello debemos ocupar las últimas horas de nuestro día haciendo algo relajante o sin más actividad que la necesaria. Leer, por ejemplo es una buena opción, siempre que no implique un gran esfuerzo mental, y deberemos hacerlo el otro lugar que no sea el dormitorio, ya que separar los espacios ayudará a nuestra mente a ubicar el sueño.

7. Ejercicios de estiramiento

 A lo largo del día vamos acumulando estrés en nuestros músculos, y es en la cama cuando nos damos cuenta de toda la tensión retenida, para soltarla la mejor opción es realizar ejercicios de estiramientos, con los que vayamos relajando la musculatura y sacando hacia fuera toda la tensión. Hacer ejercicios de respiración también puede ser de gran ayuda.

8. Desmaquíllate

Es muy importante sentirse limpia antes de entrar en la cama, desmaquillar e hidratar la piel es un hábito que tu cutis agradecerá, y la sensación de tener la piel descansada y libre de suciedad te ayudará a conciliar el sueño rápidamente.

 9. Una ducha

 Algunas de las duchas que nos damos son psicológicas y es necesario que lo sean. Después de un día ajetreado debemos marcar una separación entre el trabajo y el momento de descanso, por lo que darse una ducha al final del día puede ayudarnos a desechar el estrés con el que lidiamos día tras día, ya sea en el trabajo, con amigos o familiares, desconectar de todo aquello que genera ‘ruido’ en nuestras mentes y empezar a focalizarnos en el descanso, dejando que el agua caliente se encargue de relajar nuestros músculos y eliminar todo rastro de pensamientos intrusivos.

 10. Ritual

 Los expertos aconsejan que en caso de que fuese necesario, se puede realizar un un ritual propio antes de irse a dormir que incluya conductas relajantes. Cada persona es diferente, por lo que debes encontrar qué es lo que más te funciona, ya sea escuchar música, masturbarte, oler aceites esenciales o centrarte en las cosas buenas que te hayan ocurrido durante el día. También puedes crear tu propio ritual basado en estos 10 trucos para dormir bien.

Recuerda que cuidar tu sueño, es cuidar tu cuerpo. ¿Nos cuidamos?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POST